Sintra, la perla pegada a Lisboa

La capital portuguesa posee suficientes reclamos turísticos para atraer a los visitantes por sí misma y mantenerlos en sus calles durante varios días, yendo de un lado a otro en la ciudad en busca de esos lugares ocultos y maravillosos, además de los típicos monumentos. Pero si tenemos un día libre, una de las mejores opciones es viajar hasta Sintra, una localidad pegada a Lisboa.

Sintra cuenta con un precioso casco histórico que está situado en la parte baja de la montaña, lleno de monumentos y construcciones muy tradicionales, así como calles empedradas por las que da gusto perderse caminando. Esta zona es la más turística, así que suele estar más llena, pero eso tampoco le quita encanto.

Para encontrar los otros grandes reclamos turísticos de Sintra, el Palacio da Pena y el Castillo de la ciudad, debemos subir a la parte alta,ya sea en coche o en transporte público. Solo por visitar estos dos edificios merece la pena el tiempo y el esfuerzo de subir a esta zona. Por si fuera poco, a las afueras de la ciudad podemos encontrar también un precioso parque natural que nos llevará directamente a la playa, una opción muy buena si visitamos este lugar en verano.

Share


Lugares que enamorarán a los fans de Harry Potter

Desde que la escritora británica J.K. Rowling creara la saga del mago más famoso del mundo, millones de fans han enloquecido tanto con los libros como con las películas del joven Potter. Gracias a ellas, el mundo mágico ha sido traído a la vida, en algunas localizaciones reales. Estos son los lugares que ningún Potterhead debería perderse:

  • Estudios Warner Bros en Londres: el lugar donde se rodaron muchísimas escenas de las películas y donde hoy todavía se guardan los objetos originales de las mismas. Imperdible.
  • Edimburgo: aunque no aparece como localización en las películas, la capital escocesa es imprescindible dentro del mundo de Potter. En la cafetería Elephant House, Rowling escribió toda la primera novela, inspirándose también en los lugares cercanos, como el colegio George Herriot o el cementerio de Greyfiars.
  • Acantilados de Moher: situados en la costa oeste irlandesa, al sur de Galway, fueron el lugar elegido para el rodaje de algunas escenas icónicas en las últimas películas de la saga.
  • Librería Lello en Oporto: esta ciudad portuguesa siempre es un placer para los visitantes, pero más si te atreves a adentrarte en su imponente biblioteca, donde se grabaron algunas escenas para la saga.
  • Estación de King Cross: En la capital inglesa está la estación donde Harry y el resto de alumnos cogen el expreso a Howgarts en el ya mítico andén 9 y 3/4… ¿Porqué no intentarlo?

Share


Medina del Campo, una joya castellana difícil de olvidar

Ubicada a menos de dos horas de Madrid, en medio de cuatro delas más importantes capitales de Castilla-León, Medina del Campo se ha convertido en una las joyas de la corona del turismo castellano, por todo lo que tiene que ofrecer al visitante ávido de historia, monumentos, gastronomía y cultura. Es una población muy interesante en la que no nos aburriremos nunca.

Sin duda, lo que más llama la atención del pueblo es el imponente Castillo de la Mota que lo vigila desde un cerro cercano, pero no es lo único. Además del castillo, Medina del Campo cuenta con un Palacio Real Testamentario digno de ser visitado, así como la Colegiata de San Antón y el Museo de las Ferias. Pasear por su casco histórico es una auténtica delicia, y encontraremos otros muchos edificios y monumentos dignos de ser visitados.

Como parte de la tradición castellana, la gastronomía en Medina del Campo es también otro gran aliciente para hacer una parada en el camino en esta ciudad, deleitándonos con las carnes y los productos de la huerta de un lugar que puede presumir también de vinos espectaculares.

Share


Galway, una irlanda diferente al borde del océano

Cuando hablamos de Irlanda, la mayoría suele pensar en su capital, Dublín, como la única ciudad importante que vale la pena visitar. Sin embargo, la isla Esmeralda está llena de ciudades hermosas y coquetas que sorprenderán a los visitantes más curiosos. Galway es una de ellas, situada justo al otro extremo de la isla que Dublín, y bastante diferente a la capital, de hecho.

Estamos hablando de una ciudad más vetusta y clásica, aunque también con su punto de modernidad. Su centro neurálgico, totalmente peatonal y lleno de tiendas, bares y pubs, se vuelve imprescindible cuando cae la noche, si queremos disfrutar de una buena fiesta. Su puerto también tiene un gran encanto, y al lado hay un monumento muy peculiar, el Spanish Arc, el Arco Español, nombrado así en gratitud a los soldados españoles que lucharon junto a los irlandeses en diferentes guerras.

Galway como ciudad es muy completa e interesante, pero es que además está rodeada por espectaculares entornos naturales, como los acantilados de Moher al sur, o la preciosa provincia de Connemara al norte, con abadias, palacetes e incluso castillos que podemos visitar en una excursión de pocas horas desde la ciudad.

Share