Hornos de Segura, un balcón natural a las estrellas

Oteando el bellísimo embalse del Tranco desde una colina, en pleno centro del Parque Natural de Cazorla, Segura y las Villas, en la provincia de Jaén, se erige orgulloso el pueblo de Hornos de Segura, con su arquitectura caótica, sus cuestas interminables y su impresionante castillo dominándolo todo. Guarda el aspecto casi idéntico desde hace cientos de años, cuando servía como posición defensiva frente a los invasores, aunque la modernidad poco a poco llega también al municipio.

Hornos se ha convertido en un referente turístico en la zona, no solo por que se encuentra en pleno centro de un parque enorme con numerosas rutas de senderismo, y con un embalse al lado en el que se pueden practicar deportes como el kayak o incluso el rafting. La principal virtud de Hornos es su imponente castillo, que domina todo el horizonte. De origen  musulman, ha sido rehabilitado en numerosas ocasiones, la última muy recientemente, convirtiendo parte de esta fortaleza es un cosmolarium.

hornos

Y es que la posición del castillo es privilegiada para alzar la vista y divisar el firmamento, lleno de estrellas gracias a la ausencia de contaminación lumínica cercana. En el cosmolarium del castillo de Hornos encontraremos proyecciones, vídeos, maquetas y curiosidades sobre los planetas de nuestra galaxia, así como la posibilidad de realizar visitas guiadas que incluyen la observación de las estrellas, ya en plena noche, cuando el pueblo se envuelve de un encanto natural exquisito.

Buena comida, unos parajes increíbles en sus alrededores y un castillo digno de visitar. Con todo eso, uno ya debería verse convencido para pasarse por Hornos. Si lo hace, no se arrepentirá, pues el pueblo tiene esa magia especial que todavía conservan aquellos lugares de sierra que se resisten a convertirse en emporios turísticos. El turismo rural es importante en Hornos, pero siempre sostenible, en armonía con la tranquilidad que se respira en la zona.

Share


Cabrera, el paraíso balear casi virgen que empieza a abrirse al mundo

Aunque la mayoría de la gente no tenga demasiado en cuenta las islas baleares más allá de Ibiza y Mallorca, existen cinco en total, todas ellas con algo interesante que ofrecer. La tranquilidad de Formentera, el turismo menos masificado en Menorca y sobre todo la naturaleza de Cabrera, el verdadero tesoro casi virgen de las baleares, una isla que es enteramente un parque natural en donde se puede disfrutar de la grandiosa magnificencia del Mediterráneo.

Hace poco que se puede pernoctar en la isla y los visitantes que lo han hecho han quedado absolutamente fascinados por la naturaleza y el paisaje que se encuentran allí. Sus aguas cristalinas, sus senderos a través de la maleza y los árboles, sus caminatas… Todo ello en una superficie de poco más de 15 km2, que han podido mantenerse gracias a la presencia militar durante casi un siglo en la isla, que todavía se mantiene para determinadas maniobras especiales.

golf-cabrera

Al ser un lugar protegido, Cabrera recibe solo unos pocos visitantes cada día. La mejor forma de llegar es a través de los cruceros y viajes especiales que se realizan desde el sur de Mallorca, la isla más cercana. Es un viaje corto y en el se puede disfrutar del mar en todo su esplendor. Una vez ya en la isla, hay muchísimas opciones, aunque el alojamiento todavía es limitado, puesto a que dentro de un Parque Nacional no se puede construir de manera desaforada.

Además de las caminatas, las playas y toda la naturaleza, Cabrera es un sitio perfecto para ver a las bandadas de pájaros emigrando según la época del año, una experiencia increíble. Si quieres disfrutar del lado oculto de las Islas Baleares, de un lugar tranquilo donde reposar en plena naturaleza, no lo dudes, Cabrera es lo que estás buscando.

Share


Santander, la belleza veraniega a orillas del Cantábrico

 

magdalena-aerea1

Ciudad solariega con mucha raigambre cultural, casi perdido en el norte del país, desconocida por muchos pero querida por todo el que la haya conocido. Así es Santander, capital de la comunidad de Cantabria, y una hermosa ciudad donde podemos disfrutar del tiempo libre de muchas formas diferentes. Un lugar donde la belleza estival toma un nuevo significado.

Bañada por la propia bahía de Santander, las aguas del Cantábrico han marcado siempre el carácter dinámico de la ciudad. Esta playa “urbana” no tiene nada que envidiarle a otras más conocidas, como la de la Concha en Donosti o la Barceloneta en la Ciudad Condal. A unos pasos del centro de la ciudad, la playa de Santander nos regala atardeceres inolvidables y paseos románticos a la luz de un crepúsculo que parece encender las aguas.

A lo largo de la ciudad encontraremos monumentos y lugares dignos de ser visitados, desde el impresionante Palacio de la Magdalena hasta la catedral, única y original. Durante todo el paseo marítimo de El Sardinero iremos hallando pequeñas sorpresas, todas con sabor marinero. Los jardines de Piquio son una de las más singulares, y es que a pesar del pequeño tamaño de este lugar, fascina por completo a todo aquel que lo visita. La influencia marítima de la ciudad se puede ver mucho más de cerca gracias al Museo del Hombre y el Mar. 

Entre playas y museos, siempre viene bien parar a tomar algo en las muchas tabernas y bares que nos encontraremos. Tapas especiales, platos bien servidos y un marisco de auténtica impresión, todo ello regado por vino exquisito que dejará sorprendidos a los más exigentes gourmets. Para merendar, nada mejor que unos dulces típicos en cualquier cafetería u obrador de la ciudad, descubriendo que además de a sal, Santander puede saber a muchas otras cosas diferentes.

Share


¿Te vas de vacaciones a la playa? ¡Esto te interesa!

Seguramente ya estés de vacaciones o pronto vas a marcharte para disfrutar de un merecido descanso. Uno de los lugares clave para ir a veranear, suelen ser los sitios con playa y buen tiempo. Si disfrutas de la playa y te gusta nadar, queremos enseñaros un producto de Decathlon que nos ha sorprendido gratamente y por esa razón hemos decidido compartirlo con vosotros.

Se trata de una máscara para hacer snorkel, pero bastante diferente a lo que estamos acostumbrados. Todos sabemos lo engorroso y poco práctico que es un tubo de snorkel convencional de toda la vida. Por eso han lanzado una mascara que nos permitirá despirar como si estuviéramos fuera del agua.

Algunos de los puntos clave que nos han encantado de Decathlon EASYBREATH:

  • No entra agua, aunque haya olas.
  • Podrás sumergirte completamente y respirar brevemente.
  • La mascara ofrece una vista panorámica de 180º para disfrutar de las preciosas vistas del mar

No nos enrollamos más y os dejamos con un vídeo para que lo veáis en acción. A nosotros nos ha sorprendido muy gratamente.

Share