Estocolmo, la envidiable capital de Escandinavia

Suecia es hoy por hoy uno de los países más envidiados de cuantos hay en Europa, un lugar avanzado, como toda Escandinavia, en el que sus habitantes disfrutan de un nivel de vida excelente, incluso ahora, en los inviernos más fríos y oscuros. Su capital, Estocolmo, está ubicada en el sur del país, muy cerca del Mar Báltico, y es una de esas joyas no demasiado conocidas que podemos encontrar en la Europa continental actualmente.

Se trata de una ciudad cosmopolita con un encanto muy especial para ser recorrida por los turistas a pie o también en tranvía. El Gamla Stan es el casco antiguo de la ciudad, donde se reúnen los monumentos más importantes. Destacan entre ellos la catedral de Storkyrkan o el imponente Palacio Real, combinados con un casco antiguo de casas altas y coloridas y también calles muy estrechas donde encontraremos el verdadero encanto de una ciudad que tiene ya más de 800 años en esta zona.

Estocolmo es también conocida por la gran cantidad de museos que posee, siendo una de esas ciudades en las que es imposible aburrirse porque en cada rincón encontramos algún entretenimiento divertido. Desde el impresionante y curioso Museo Vasa, un barco del siglo XVII que ha sobrevivido hasta nuestros días, hasta el museo dedicado al grupo ABBA, para los más melómanos, Estocolmo nos pone por delante siempre algo interesante, por lo que nuestra visita será más que bien aprovechada si sabemos cómo sacarle partido a nuestro tiempo en esta capital.

Disfrutar de la célebre gastronomía sueca más allá de lo que todos hemos probado en IKEA o tomar un buen café caliente para olvidarnos del frío que seguramente nos hará en esta época son también buenas opciones para poder disfrutar de la esencia de una ciudad que no deja de sorprender al mundo, porque sigue siendo la envidia de media Europa, a pesar del frío y las inclemencias del invierno.

Share


Islas Canarias, el mejor refugio ante el frío invernal

La ola de frío que ha recorrido toda España durante la última semana todavía sigue dejando secuelas en muchos de nosotros. Temperaturas bajo cero en muchos puntos, carreteras heladas… Estamos en invierno y es obvio que el frío debe ser un componente imprescindible de esta época del año, pero hay gente que directamente no lo soporta. Por suerte para ellos, hay un lugar donde podemos disfrutar del calor casi veraniego sin salir del país… aunque sí de la península.

Se trata, por supuesto, de las islas Canarias, el sitio donde cualquiera de nosotros podrá disfrutar de unas temperaturas más que agradables en casi cualquier época del año. Ajenos a todo lo que ocurría en la península, los canarios han disfrutado en estos días de temperaturas en torno a los 20 grados, pudiendo incluso estar en mangas cortas cuando el resto del país no podía estar sin abrigos.

Gracias a las compañías aéreas low cost hoy en día no es complicado encontrar vuelos a Canarias muy baratos en esta época del año, casi desde cualquier ciudad española. Una escapada a Canarias no supone solo conocer su gastronomía, su riqueza natural o sus monumentos, sino también escapar del frío siberiano que nos amenaza en estos días.

Share


Toledo, una histórica ciudad Patrimonio de la Humanidad

A pocos kilómetros al sur de Madrid, casi escondida entre las mesetas ibéricas, se encuentra la histórica ciudad de Toledo, el sitio donde un día las tres religiones occidentales convivieron en armonía, compartiendo conocimientos que convirtieron a esta entonces pequeña ciudad en una de las capitales más importantes en lo que al arte y al saber se refiere. Hoy en día, Toledo conserva todo ese legado, al que se han sumado nuevas y emocionantes visitas.

La historia ha dejado en Toledo su marca en forma de monumentos, pero también de tradiciones. Podemos comprobarlo en su legado visigodo y romano, pero también en su barrio judío, así como en sus iglesias católicas. Sus calles empedradas y su plano poco uniforme hacen que perderse en esta ciudad sea toda una experiencia, ya sea de día o de noche, dejándonos embriagar por todos los encantos que convirtieron a Toledo en Patrimonio de la Humanidad, según la propia UNESCO, hace ya más de treinta años.

hotel-real-toledo_slider07

Existen en Toledo muchos museos y sitios especiales donde la Historia de la ciudad se refleja a través de fotografías, de legajos e incluso de armas. Pero la esencia, el alma de Toledo, es dejarse llevar por el murmullo de sus calles, encontrar sus rincones más perdidos pero también los más hermosos e íntimos. Y por supuesto, parar para disfrutar de la gastronomía de la ciudad, con platos exquisitos como la perdiz a la toledana, el arroz a la cazadora o la sopa de ajo, todo ello regado con algunos vinos exquisitos de la región.

Una ciudad para descubrirla poco a poco y enamorarse de ella sin remedio. Un lugar perdido en el que la Historia se nos desvela a la vuelta de cada rincón, de cada callejón. Toledo posee una magia muy especial que fascina a todo el que la visita, y el invierno es un buen momento, como cualquier otro, para pasarnos por allí.

Share


Vive la entrada al nuevo año con fuegos artificiales en Edimburgo

Edimburgo, capital de Escocia, es una ciudad mágica en la que podemos encontrarnos de frente con fantasmales espectros y misterios oscuros, pero también con la acogedora bienvenida que los escoceses nos darán en cada pub, con una pinta de buena cerveza por delante. Disfrutar de esta ciudad siempre es un verdadero placer, pero se hace mucho más especial en esta época del año, donde a pesar del frío, todos en la ciudad se echan a la calle para celebrar la última noche del año en el Hogmanay

Habíamos dicho que se celebra la última noche del año, y aunque es evidente que la Nochevieja es el centro de las celebraciones, lo cierto es que estas se extienden a lo largo de cuatro días y cuatro noches donde la magia de la ciudad se hace patente. Desfiles con antorchas, noches de típicas ceilidh con música y baile tradicional, también espectáculos callejeros, fuegos artificiales y una multitudinaria fiesta que reúne cada año a más de 100.000 personas llegadas desde todos los rincones del planeta.

thistles-and-procession-tigher-crop-2000px-2

La tradición y la modernidad se unen en esta celebración para dar la entrada al nuevo año por la puerta grande. Además, Edimburgo quiere que todo el que venga participe en sus celebraciones de manera activa, por eso se puede formar parte de cada actividad, entrando por ejemplo en el desfile de antorchas comprando una inscripción por grupo o familia, o también participar en la multitudinaria Street Party donde varios grupos tocan a lo largo de toda la ciudad, disfrutando al final de unos fuegos artificiales maravillosos para dar la entrada al 2017. 

Todo ello con ese sabor único y especial que ofrece Edimburgo como ciudad entre lo moderno y lo medieval, pudiendo disfrutar de todas las maravillosas opciones que la ciudad nos ofrece en cualquier época del año e incluso, con un poco de suerte, viendo como el castillo está nevado si hace el suficiente frío. Ir bien abrigado es imprescindible, pero seguro que a base de cantar, bailar y beber un poco de whisky logras entrar en calor.

Share